Roberto Coronel

RODOLFO MEDEROS 2011...

RODOLFO MEDEROS 2011... 11.05.2011 csanchez@clarin.com
Algunos hablan de constancia, me dicen perseverante.
Estaba con mi hijo en las vacaciones , por la costa, y hacíamos chanzas musicales y apareció el himno. Y fluía. Valentín fue el que me dijo que lo grabara.
Como renovar los Diálogos con Miguel Poveda, el cantor flamenco. Nos escuchó en el festival Cervantino en México y se mostró muy entusiasmado de poder cantar con una orquesta. Al principio no entendí cómo reunir tango y flamencoHicimos los Diálogos en el 2006, en el Colón, antes de la destrucción del teatro, y lo repetimos el año pasado, en la Alhambra de Granada, a cielo abierto.
No conozco otra manera de trabajar . Me meto en todo.
La biología me dio la posibilidad de buscar, de entender. Me interesan las explicaciones. Por eso surgió la necesidad de la docencia.
La orquesta típica fue la última estación a la que llegué de un largo viaje, desde los ‘70. En que no quedaban orquestas, los viejos tangueros se morían, y el género parecía esfumado: quedaba nada más que Grandes Valores del Tango , por Dios. Estaba Piazzolla, pero había que buscar otro camino. Porque a la sombra de un gran árbol no crece mucho.
Rivas, mi contrabajista, a veces me dice: vos tuviste que irte lejos para volver . Cuando decidí formar la orquesta típica, lo hice porque esa formación me parece que es la expresión más acabada del tango, y porque el tango es para bailarse. Los músicos de mi generación estimulados por alguna extravagancia modernista teníamos el error conceptual de pensar que la música para bailar no tenía tanto refinamiento. Hoy mi desafío es lograr la mejor música para el bailarín.
En general, hay grupos que suben a escena y a veces no se hablan.
La orquesta también me permite tocar con gente amiga. Se trabaja con sentido de fraternidad y es una fiesta. Hay que sostener una orquesta de 13 músicos. Hoy los músicos se atomizan para tocar en todos los lados que pueden para poder vivir.
Uno puedo volar, pero después se apoya en alguna rama.
Hay algo muy lindo que me está pasando.
Con la orquesta estuvimos en Hurlingham, La Plata, Villa Ballester. Vamos a estar el 27 de mayo en Tigre. El itinerario se llama Escuela, tango, club. Paso el día en una escuela, donde los chicos me reciben, preparados, con una expectativa de un mes. Vienen de aprender mucho: la escuela está embanderada de tango. Damos charlas, alguna clase, me hacen un reportaje. Hay actividad por la mañana y por la tarde, tras una siesta reparadora generalmente en la biblioteca, y después, por la noche, tocamos en el club de la zona donde además se presentan artistas locales, de cada lugar. Maravilloso.
«