S.A.L. Sociedad Acústica & Limitada

S.A.L. Sociedad Acústica & Limitada

Pop-rock

Cuando El Deivi, un ex-convicto de Alabama que logró huir del corredor de la muerte vino a España, encontró en una plazoleta de Albacete un bar de donde echaban a patadas a 4 músicos con aspecto bastante triste. El Deivi, rápidamente simpatizó con esos 4 desgraciados, pues él también había probado las hieles del rechazo en su Alabama natal.
- Seamos amigos - dijo El Deivi
- ¿Todos? - pregunto uno de los 4 desdichados, llamado Al Orleans, Orly para sus íntimos
- Como veáis - dijo el desdichado nº 2, llamado Mike & the mechanics, Mike para los amigos.
- Yo os puedo enseñar cómo hacerlo - dijo el tercer desdichado, conocido como Bertram Bertoldoux, y simplemente Bertie, para sus conocidos
- No creo que seamos capaces - dijo el último de los desdichados, Wolfgang Wolffainas, conocido en los ambientes como Wolffo.
Porque Wolffo siempre veía el lado complicado; Bertie, era inmune a las dificultades, Mike siempre se adaptaba y Orly siempre quería tener bien claro el rol de cada uno. Pero cuando llegó El Deivi, a quien llamaban El Aglutinador, parece que todas esas personalidades se concentraron en el mismo sentido y acabaron siendo una banda de pop-rock. Pero siguieron siendo unos desdichados.
Un día Orly se fue en busca de nuevas aventuras... y vinieron Eva y Susana, y todo fue como mejor.

Info del grupo:
Estilo Musical: Pop-rock
País: España, Madrid
Localidad: Sierra
Año de Creación: 2016
Integrantes: 6

Influencias

Nos influye bastante la luna. Y cuando llueve mucho, nos influye también. No somos muy de mojarnos.
En cambio, no nos influye nada el alcohol.
Así que bebemos bastante, para ver si nos influye, pero nada...
En cuanto a si nos fijamos en algún grupo en especial, a la hora de tocar/componer no estamos muy seguros. Porque, en realidad, ¿qué hora es esa? Por la noche, por ejemplo, no nos fijamos en nadie, pero a veces, a la hora de comer, sí nos fijamos en los grupos de turistas japoneses, para ver si podemos robarles las videocámaras y los móviles.
A la hora de la siesta no nos fijamos en nadie, tampoco.