Roberto Coronel

Roberto Coronel

Tango

Desde los comienzos de los años 50, distintas y cambiantes fueron las influencias que modelaron la personalidad de bandoneonistas nacidos en los 40. En sus adolescencias fueron partícipes de esas largas maratones radiales y barriales protagomizadas por orquestas como la de Alfredo de Angelis...Héctor Varela... y Juan Darienzo, entre otras,que atemperaron la decadencia que venía asomando en el género desde mediados de la década del 50. Lo hicieron generalmente con la reedición de antiguos éxitos interpretados con evidente aceleración rítmica, y con novedades basadas en el tango-canción, con interpretes de repercusión popular como Argentino Ledesma (Fumando espero), Jorge Valdéz (Chiruza) , Mario Bustos (No te quiero más) a lo que habría que agregar los éxitos apabullantes de Julio Sosa. Pero en esa década del 60, a muchos de ellos se les aparece el personaje y la orquesta que iba a dar un vuelco en su futura consolidación musical. Emerge como referente inamovible la personalidad del maestro Osvaldo Pugliese, un revolucionario permanente en su vida personal y musical. El hombre que junto a Salgán y muchos otros recorrieron caminos llenos de vericuetos pero que supieron sortear para mantenerse en una línea musical bien definida pero a la vez con la sapiencia de recrear y enriquecer el género del Tango en una permanente línea evolutiva.
Esos jóvenes descubren su Orquesta, sus músicos hoy legendarios (el Tano Ruggiero..Julián Plaza...Emilio Barcalce...Arturo Penón...). Los ven una y otra vez en los carnavales del Centro Lucense ó en Comunicaciones. Y es allí, en esos encuentros emblemático con el estilo del tango innovador "según Pugliese", es donde ellos quedan musicalmente marcados y condicionados hasta el presente. De la mano espiritual de Don Osvaldo, esos jóvenes veinteañeros van acercándose a otros emblemáticos pilares de un tango auténtico pero a la vez en permanente evolución...Aparecen en sus vidas orquestas y personajes como Alfredo Gobbi, José Basso, Jorge Caldara, Mario Demarco, Franchini y Pontier, Dino Saluzzi, Leopoldo Federico, Aníbal Troilo, Julio Ahumada, Troilo-Grela, Fulvio Salamanca,y Horacio Salgán, ....Pero aún faltaría algo más que se les aparecería en esa década...Sutilmente, sin siquiera proponerselo, y hasta tal vez sin que ellos mismos se dieran cuenta irrumpe en sus horizontes la figura excepcional de Astor Piazzolla...El polémico de siempre, el creador de un llamado "nuevo” Tango. Y es a partir de ese encuentro, signado por críticas y contradicciones nunca superadas, que se despierta en ellos la definitiva vocación de intentar la titánica búsqueda que los lleve a encontrar la síntesis entre todo aquéllo nombrado precedentemente y el novedoso y arriesgado desafío piazzolleano ...Muchos de ellos no adhirieron mecanicamente a la propuesta revolucionaria de Astor y consideraron la necesidad de seguir avanzando en su búsqueda evolutiva sin salir de un marco que intuían ya definitivo en sus límites y cuya vulneración constituiría la desvirtuación del Tango que podría llevarlo a un callejón sin salida cuya única alternativa podría ser la propia desaparición paulatina del género...Ellos entendieron que el emprendimiento pasaba por no tergiversar la esencia inmutable que se había ido desarrollado y consolidando desde Grecco, Arolas, el primer Firpo, Cobían, Bardi, los De Caro, Petrucelli, Guido, Cayetano Puglisi, y que pasaba por un estudio detenido de la autenticidad de todas aquéllas estrellas surgidas en la inigualable década del 40, hasta finalmente llegar a amalgamarse en una fusión lógica y auténtica con todos aquéllos mencionados anteriormente. De ese intento de simbiosis aquéllos jóvenes en los 60 fueron testigos privilegiados. Aparecería entonces la consagración y el vuelo propio de intérpretes como Marconi, Mederos, Binelli, Mossalini, Walter Ríos, Montes, intérpretes que han vivido en carne propia ese riquísimo proceso en la historia del Tango. Roberto Coronel lleva en su medida una síntesis propia de esa búsqueda y compartió a su manera los avatares de todo ese largo caminar. Es el producto inacabado de algo de cada uno de ellos. Destila por sus poros esa simbiosis entre la historia, la esencia y la autenticidad musical de toda una Escuela perfectamente determinada (véase sino la coherencia y homogeneidad del sector tanguero nombrado y del cual bebió de su fuente). Que no excluye al otro Sector, pero sí marca concretas diferencias. Eso siguen intentando aquéllos jóvenes de los 60.....algunos con mayor formación y virtuosismo, otros con más simpleza pero mucho de corazón. Ser los trasmisores a las nuevas generaciones de esa simbiosis que sin duda pretendieron los forjadores de toda la historia del Tango.

Info del grupo:
Estilo Musical: Tango
País: España, Galicia
Localidad: Brion
Año de Creación: 2009
Integrantes: 1

Influencias

Solos de Bandoneón que intentan reflejar una simbiosis entre la esencia del Tango, sus etapas evolutivas y su actualidad. Un intento de categorizar al Tango como un género que no admite desviaciones pero abierto a la recreación y modernización permanente producto de una inagotable riqueza interna, y que llevó a Horacio Salgan a concluír que la modernización del Tango se encuentra dentro del Tango mismo. Un intento polémico que culmina con un estudio del período de la decadencia iniciado a mediados de los años 50 y que lleva extendiéndose por más de 40 años hasta la actualidad.