Sarkástika

Fer

Fer  Batería Fer 1993-10-06

Nací el 6 de octubre de 1993. Y fue a los 14 años cuando desperté un gran interés por la música, al llegar a mí un disco que aun guardo entre mis favoritos. Nada más y nada menos que el Vol 3: The Subliminal Verses de los estadounidenses Slipknot. Empecé a interesarme ciegamente por el Heavy Metal, su historia, sus diferentes estilos, y sobre todo, sus músicos. Y hubo uno en especial que me marcó mucho: Joey Jordison.
Fue así como la batería entró a jugar un papel muy importante en mi vida. Estudié videos, tutoriales, afinaciones, tiempos… todo eso sin aún tener batería.
A los 16 años conseguí convencer a mis padres para que me compraran una acústica, pero ellos se negaron, ya que tocarla en casa sería imposible por el “ruido” que esta causaba. Así que conseguí una batería electrónica.
La ventaja de ésta era que me permitía ensayar en casa todo el tiempo que quisiese, pero a su vez, tenía un gran inconveniente, ya que para entrar en un grupo la batería electrónica tiene bastantes limitaciones.
Tuve suerte y forme un grupo en mi pueblo de Burgos, junto a dos buenos amigos Edu y Javi, con los cuales sigo ensayando cada vez que voy allí de fin de semana o de vacaciones.
Seguí mejorando y estudiando autodidácticamente y en mi 17 cumpleaños, conseguí lo que llevaba tanto tiempo esperando, ¡una batería acústica! Mi padre se portó, todo hay que decirlo jajajaja.
Ahora que tenía batería, me propuse buscar un grupo en mi ciudad, Valladolid. Y por fortuna encontré a Luis y Bernar, guitarrista y bajista respectivamente, hice una prueba con ellos para formar un grupo de Thrash Metal y la cosa salió bastante bien. Es mi otro grupo en la actualidad.
Y os preguntareis ¿Y Sarkástika? Pues bueno, todo viene a raíz de la formación del grupo de thrash, ya que nos pusimos a buscar cantante como locos, y un buen dia David contactó conmigo porque le interesaba probar.
Días después de esto, Sarkástika tenía planeado un concierto en Casa Babylon, que por desgracia y culpa del dueño de la sala, no se pudo llevar a cabo en su totalidad, pero bastó para dejarme los pelos de punta con cada canción que tocaron. Al terminar el concierto les di la enhorabuena a David y a Davis y les dije lo mucho que me había gustado, ellos decían que no había estado tan bien, pero realmente lo estuvo jajajaja.
Pasaron los días, hasta que un sábado David contactó conmigo y me pregunto si me interesaba el puesto de batería en Sarkástika. Yo acepté sin pensármelo dos veces, me aprendí los temas lo antes posible y salieron bastante bien. Decidimos meter a Bernar como bajista. Ahora me veo con más ganas que nunca, preparando temas propios y, lo más importante, rodeado de grandes músicos, que además de eso, ¡son muy buenos amigos!